XV PREMIO JOVELLANOS A LA PRODUCCIÓN ESCÉNICA

 

DRAMATURGIA Y DIRECCIÓN

José Troncoso

 

Ya no queda nada. Ya no queda nadie. Ya nada es igual. Nada es como antes. Bueno, no todo. En un antiguo cine abandonado, cerrado vaya usted a saber cuándo, los ecos de los personajes que un día compraron su entrada para soñar con otros mundos proyectados en la gran pantalla siguen resistiéndose a las mareas del tiempo.                                                                                                                             Tampoco esta pantalla sobrevivió al olvido.

Y ahora en ella, las únicas imágenes proyectadas, son algunos restos de aquellos besos, ilusiones y despedidas en blanco y negro, seccionadas por la censura y el polvo de la memoria.                                                                                                                          El Cine María Cristina no puede cerrar, no es posible. No, mientras tú sigas soñando su historia. No, mientras tú sujetes con fuerza tu entrada en la mano. Mientras eso siga ocurriendo, nuestro acomodador te dará la bienvenida con la escasa luz de su linterna, ayudándote a encontrar tu asiento.                                                                

Y quizá, quién sabe, una mano próxima buscará la tuya en la oscuridad si el oscuro se hace demasiado oscuro. Puede ser. Bienvenidos al “Cine María Cristina”.